Makeblock mBOT, robótica educativa

Robot educativo Makeblock MbotEl robot educativo Makeblock mBOT es una de las mejores herramientas para introducirse en la robótica y la programación. Makeblock nos ofrece una nueva forma de despertar el interés de los jóvenes programadores del futuro a través de programación básica y simple. Podremos elaborar y controlar nuestro pequeño Mbot de múltiples formas. Nuestro equipo ha estado probando el Makeblock mBOT y aquí están sus impresiones.

¿Qué es el Makeblock mBOT?

Es un robot configurable que se puede programar y controlar desde una tablet o smartphone. La parte de programación en Mblock es muy simple, ya que se basa en el lenguaje Scratch el cual es un lenguaje de programación visual, muy intuitivo y al que uno se adapta rápidamente, ya que no implica la complejidad de lenguajes de programación como C++, basic, Java, Python, etc.
No solo aprenderemos a programar a través del programa Mblock, también fomentaremos nuestra parte ingeniera, construyendo robots con diferentes formas y funcionalidades. Para eso podemos seguir los planos y las instrucciones ofrecidas por los diseñadores del producto, o dejar volar la imaginación y crear nuestras propias máquinas.

Contenido de la caja

Al abrir el embalaje puede que no sepas ni por dónde comenzar, pero por suerte te encontrarás con los manuales del producto en donde se explican los montajes, los componentes característicos, la placa Arduino y todos los datos básicos que necesitas saber. Es de agradecer que también trae sus propias herramientas para el montaje, ya que de esta forma no tenemos que comprar material adicional y podemos empezar en el mismo momento a construir nuestro pequeño Mbot.
La placa Arduino diseñada por Makeblock, a diferencia de una placa convencional, está pensada para no tener que realizar ningún tipo de soldadura ni modificación sobre ella. Cuenta con conectores tipo RJ-25 para conectar los diversos sensores y componentes. Es muy útil la forma en la que se identifican las conexiones por código numérico y de colores, para saber qué sensores se pueden conectar a cada puerto, ya que los sensores cuentan también con el código de colores.

Dentro de la caja nos encontramos también con:

  • Los conectores de cable, que como hemos dicho sirven para realizar las conexiones sin soldaduras.
  • Una pantalla de LED, en la cual podremos representar gráficamente texto y formas.
  • Un sensor de ultrasonidos, para poder detectar objetos y con su ayuda esquivarlos.
  • Varios servomotores, junto con los motores de las ruedas motrices.
  • Un chasis base, para el montaje de todos los componentes.
  • Un sensor de infrarrojos, el cual se emplea para seguir líneas dibujadas sobre diferentes superficies.
  • Múltiples piezas para montar y construir nuestros diseños, junto con la tornilleria necesaria, las ruedas, el cajetín para las pilas, etc.

Placa Arduino robot mBot

Lo hemos puesto a prueba ¿para qué sirve?

Básicamente lo que hemos hecho es seguir uno de los ejemplos descritos en los manuales, para corroborar si es tan fácil como lo pintan. Sorprendentemente, su diseño y la forma de identificar las piezas, los conectores y los sensores, hacen que sea casi imposible equivocarse en el montaje, ya que cada pieza tiene su lugar. Esto facilita que el tiempo invertido sea mínimo y que en unos minutos tengamos listo nuestro primer Mbot, para poder empezar a centrarnos en la parte de programación.
La parte de programación es algo más compleja, aunque nos lo ponen muy fácil con el lenguaje Scratch, este no deja de ser un lenguaje de programación y debemos tener unos conceptos básicos claros antes de empezar a programar. Es cierto que desde Makeblock han querido facilitarnos al máximo esta parte con múltiples manuales, los cuales están disponibles en la web de forma gratuita para que podamos iniciarnos poco a poco en esta tarea.

Finalmente, después de seguir todos los pasos y refrescarnos las ideas en la parte de programación con los diversos manuales, tenemos listo nuestro pequeño Mbot y su programación. Tan solo nos queda cargar las instrucciones en la placa base y poner en marcha nuestra creación. Disponemos de diversas formas, la mejor y más directa es a través de la toma USB de la placa; el programa Mblock lo que hace ademas de programar en Scratch es compilar la programación en lenguaje para Arduino, de esta forma se cargan las instrucciones por USB en la memoria y ya tenemos listo el robot.
Los resultados, son los esperados, responde muy bien y realiza a la perfección todas las instrucciones que se editaron en la parte de programación. Estamos satisfechos con el producto, pero esto no deja de ser nada más que una construcción ya hecha y verificada por Makeblock. Nosotros queríamos ir un paso más allá, por lo que hemos desmontado y construido desde cero nuestro pequeño monstruito. Ahora no se rige por planos y es nuestra propia creación, así sabemos que es la única forma de confirmar que realmente este producto cumple con lo que ofrece: ser nuestros propios ingenieros y programadores.

Makeblock un robot educativo para programaciónPuestos en materia, la construcción sigue siendo muy fácil y nos adaptamos rápidamente para crear diseños poco convencionales, ya que nuestra idea no es solo que detecte objetos, si no que avise sonoramente y represente gráficos en la pantalla LED.
En la parte de programación, nos adaptamos al manejo del lenguaje Scratch ya que con la ayuda de los manuales avanzaremos más rápido y a base de ensayo y error, conseguiremos compilar el programa para que se ajuste a nuestro propio Mbot, quizá esta es la parte más complicada y menos divertida, ya que sin ninguna noción de programación estaremos perdidos y nunca conseguiremos dar vida a nuestro robot.
Si no disponemos de un PC para poder trabajar con el programa Mblock, esto no será un problema, ya que Makeblock dispone de una App para Android e iOS con la podemos controlar el robot a través de bluetooth y también elaborar de forma más simple programas básicos para nuestras creaciones.

El resultado final es muy bueno, ya que hemos logrado lo que queríamos en un inicio, crear nuestro propio robot y darle vida. Por un momento nos hemos sentido como los creadores del emblemático robot Johnny 5 de la película “Cortocircuito”.

¿Para quién?

Está indicado en mayor parte para la educación en colegios y universidades, también se centra en la enseñanza de los más pequeños de la casa, para que desde una temprana edad empiecen a fomentar su parte creativa y lógica. Aunque no lo vamos a negar, el robot ha dado bastantes vueltas por nuestra oficina y todos hemos querido probarlo y verlo en acción. Realmente es un producto bastante polivalente, desde los centros de más nivel en donde los estudiantes serán puestos a prueba por sus profesores, a través de tareas, hasta ayudar a los peques de la casa a crear sus propios juguetes.

Puntos fuertes

  • Un producto de muy alta calidad y buenos acabados.
  • Muy completo en cuanto a componentes y posibilidades.
  • Facilidad y simplicidad de montaje.
  • Múltiples ayudas disponibles, tanto los propios manuales que vienen en la caja, como la ayuda online.
  • Buena herramienta de aprendizaje.

Puntos débiles

  • Se necesitan unos conocimientos básicos a la hora de programar o ganas de aprenderlos.
  • Contiene piezas muy pequeñas, por lo que es necesaria la supervisión de un adulto cuando lo manipulen los más pequeños.

Conclusión

Hoy en día la tecnología está más instaurada que nunca y a nadie sorprende la facilidad con la que un niño es capaz de manejar una Tablet o un Smartphone sin problemas. Esto ayuda aún más a que algo, que solo se reservaba para estudiantes de ingeniería, esté al alcance de los más jóvenes, logrando que agudicen y despierten el interés por descubrir y crear. Es la fusión perfecta entre educación y diversión tanto para los más grandes de la casa como para los pequeños ingenieros y programadores del futuro.

facebooktwittergoogle_pluspinterest
Publicado en: Reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*