Facebook Opirata Twitter Opirata Google+ Opirata Youtube Opirata Old Play Spain S.L.U.
Your online computer and electronics store
Opirata

Placas Base

Te ofrecemos placas base de todos los tipos y formatos. Comprar una placa base para ordenador no es sólo una cuestión de precio ya que tendrás que tener en cuenta el uso que le vas a dar a tu equipo para sacar el mayor rendimiento posible. Encuentra la tuya entre los diferentes tipos: placas base baratas, placas base para gaming o profesionales.

Filter results by:
Fabricante
Fabricante:
Order by:
Placa Base Asus AM1M-A Socket AM1
¡Últimas unidades!
37.39€
Placa Base Asus H110M-D Socket 1151
REBAJA
-5%
¡Últimas unidades!
60.95€57.98€
Displaying 1 to 60 (of 80 products) Result Pages:  1  2  [Next >>] 

Que es la placa base de un ordenador.

La "Motherboard" es uno de los elementos fundamentales del ordenador y sobre el cual se conectan los demás, que en conjunto con esta, constituyen al equipo. Está organizada como una tarjeta de circuito impreso en la cual encontramos diferentes circuitos y módulos que determinan el rendimiento o compatibilidad de esta con los diferentes componentes que queremos instalar. Así tenemos como partes de una placa al chipset, que sirve de puente de comunicación entre el procesador y el resto de elementos; la memoria RAM, que se usa como memoria de trabajo de la CPU y de otros componentes; las ranuras de expansión, donde se insertan las tarjetas de expansión (tarjetas gráficas o tarjetas de sonido) y el socket o zócalo del procesador, que determina el tipo de CPU que podremos instalar en la placa base. Existen otros componentes también a tener en cuenta como son los conectores de alimentación, la BIOS, la CMOS, los buses de datos, las funcionalidades integradas (como Wifi) o los diferentes conectores (internos y externos).

La mejor placa base para comprar. Aspectos a tener en cuenta.

La elección de una placa base está condicionada por el tipo de uso que le vamos a dar a nuestro equipo y entra en estrecha relación con la CPU que vamos a necesitar. También debemos tener en cuenta que cuando elegimos una placa, en la mayoría de los casos, suele ser para que podamos ampliarla el día de mañana con otros componentes que alarguen su vida o mejoren las prestaciones. Por eso es recomendable no escatimar, por ejemplo 20 euros, y que al cabo de un año o dos esta no nos ofrezca el rendimiento por que necesitamos. Para simplificar, hay una serie de usos genéricos de un ordenador. Diremos que tenemos CPUs para uso básico, para uso gaming, para uso profesional y un último tipo en el que englobaríamos algo así como un ordenador equilibrado que nos sirva para realizar todo lo básico y que a la vez se desenvuelva con soltura en videojuegos.

Una vez decidamos el uso que le vamos a dar al ordenador, pasamos a ver un aspecto fundamental que nos va a ayudar a elegir la placa base correcta y acertar de pleno, que es el tipo de chipset. Este dispositivo, independientemente de la marca, de generación o zócalo determina lo ampliable y potente que es una placa base. De esta forma sabremos el número de puertos PCI de que dispone, conexiones USB, cuanta memoria RAM y el tipo de meoria RAM que soporta, si es óptima para realizar overclocking con sus componetes, si soporta multi-GPU, etc. Por eso hablaremos de los diferentes modelos de zócalos del mercado más actual, tanto de la marca Intel como AMD.

En el Chipset suele estar la clave para acertar

Placas Intel.- Aquí disponemos de 3 zócalos de procesador utilizados a día de hoy y que sirven para los procesadores de las familias Celeron, Pentium, Intel Core y Xeon

  • Socket LGA 1150.- Engloba la generación Haswell de 4ª (p.e. un i5-4660) y Broadwell de 5ª (p.e. un i5-5675C). Es un modelo de socket que está en uso a día de hoy pero es de una arquitectura de zócalo anterior a los actuales. Es una buena opción de cara a montar equipos económicos en general por esta peculiaridad. Así podremos montar equipos potentes con soporte para SLI/CrossFire, overclocking y M.2 con los chipsets Z87 (Haswell) y Z97 (Broadwell); equipos económicos pero avanzados con los H87 (Haswell) y H97 (Broadwell); equipos medios con opción de overclocking gracias a los B85 y Q87 (ambos Haswell); y por último equipos básicos con el chipset H81 de generación Haswell, este último sin soporte a PCIe 3.0. Debemos de tener en cuenta que podremos instalar un procesador de 5ª generación en una placa con chipset de 4ª pero para ello necesitamos tener la BIOS actualizada.
  • Socket LGA 1151.- Este engloba a los procesadores de 6ª generación denominada Skylake y 7ª generación llamada Kaby Lake que aparecieron en Enero de 2017. En este caso tenemos también dos generaciones de chipsets denominadas serie 100 (Skylake) que engloba los chipsets H110, B150, Q150, H170, Q170, Z170 y serie 200 (Kaby Lake) H110, B250, Q250, H270, Q270 y Z270. Como en el caso anterior, los más básicos son los H y los más potentes los Z. Kaby Lake es compatible con los modelos Skylake de chipset tras una actualización de la BIOS. Estas placas dan soporte para memoria RAM DDR3 y DDR4 según qué casos y cuentan en su mayoría con conectores M.2 en placa. La generación Kaby Lake es la más moderna y ofrece mejoras en las nuevas CPUs como son un aumento de hasta 300 MHz, todos los modelos soportan salida en 4K a 60fps y los modelos Pentium que son de dos núcleos, en esta generación cuentan con multi hilo teniendo así cuatro núcleos lógicos con lo que dan un paso enorme en su rendimiento.
  • Socket 2011-v3.- Este zócalo usa el chipset X99 y monta los procesadores más potentes del mercado destinados a aquellos entusiastas y personas que busquen el límite en sus equipos, ya sea para jugar o usarlos como equipos de trabajo. Así tendremos procesadores como el Intel Core i7 Extreme y Intel Xeon v3 E5-16xx y E5-26xx v3

Placas AMD.- Son placas que como norma general son más económicas que las Intel y ofrecen rendimientos similares. En este caso también disponemos de diferentes zócalos con sus respectivos chipsets de funcionamiento.

  • Socket AM1.- Está pensado para equipos con placas base baratas ya que el procesador para estas placas incluye en su interior el chipset. Por poco dinero tendremos un equipo funcional para operar en las tareas más sencillas. Aquí tendremos procesadores como lo Athlon y Sempron
  • Socket FM2 y FM2+.- Son un tipo de zócalos en los que podremos montar CPUs como algunos Athlon X2 y X4 o las conocidas APUs. Debemos tener en cuenta que las plácas FM2+ no son compatibles con los procesadores con conector FM2 salvo que se indique específicamente. Los chipsets más comunes son el A85X y A88X
  • Socket AM3 y AM3+.- Phenom II, Athlon II o FX son algunos de los procesadores que pertenecen a este tipo de generación. Aquí está la opción perfecta para montar un ordenador potente y barato ya que presentan una calidad precio excelente, tanto en placas como en procesadores.
  • Socket AM4.- Este es el zócalo sobre los que se montan los nuevos procesadores de AMD denominados Ryzen y basados en la micro arquitectura Zen y que es ideal para todos aquellos que necesiten potencia y prestaciones a un precio ajustado. Estos procesadores suponen un salto y son compatibles con los chipsets A320 (básico), B350 (medio) y X370 (avanzado).

La memoria RAM

Es un factor que viene determinado también en las especificaciones de cada placa en concreto y es algo a tener en cuenta ya que nos indicará cuantos canales tiene (2 o 4 son lo más normal), si es compatible con Dual Channel, la capacidad máxima que admite la placa base y el formato y velocidad soporta. Aquí es difícil equivocarse ya que si hemos sopesado bien el equipo y su uso solo con un simple vistazo a las especificaciones de la placa sabremos lo que necesitamos.

El formato de la placa base es importante

Este es uno de los aspectos importantes ya que determina el tipo de caja que necesitamos, algunos componentes internos y el tipo de placa que compraremos si necesitamos un equipo de dimensiones reducidas. A día de hoy tenemos tres formatos que son: la placa base ATX, la Micro ATX y la Mini ITX. Las ATX son las mayores y con más posibilidades de expansión pero también las más caras, las placas base Micro ATX son las de un tamaño más reducido, generalmente cuadradas, las más usadas y recomendadas y las Mini ITX son las más reducidas e ideales para montar barebones o centros multimedia.

Ahora debería ser más fácil elegir una placa base sobre la que montar el equipo de tus sueños, o por lo menos saber y entender mejor los datos que manejas cuando ves placas base con todas sus características y elementos.

Por eso te recomendamos que cuando vayas a elegir te tomes tu tiempo para ver la configuración ideal antes de decidirte a comprar una. Elige la placa base que mejor se adapte a lo que necesitas y piensa que si quieres que te dure tiempo siempre es mejor gastar algo más y después disfrutar de ella durante más tiempo. Si quieres una recomendación en cuanto a marcas, una placa base Asus o placa base ASRock son las más buscadas y usadas, pero también dispones de excelentes opciones como es una placa base MSI o una placa base Gigabyte.